Viaje de safari en Tanzania

TANZANIA COMO DESTINO PARA REALIZAR UN SAFARI

A la hora de planificar un destino para disfrutar de un safari, Tanzania está, sin duda, entre las opciones de los viajeros ya que es uno de los países, junto con Kenia, donde más variedad de animales salvajes se pueden avistar. Pero esto no es cierto durante todo el año ya que los animales se desplazan entre varios parques nacionales situados entre Kenia y Tanzania en lo que se conoce como la gran migración. Así, a la hora de elegir Tanzania como destino para realizar un safari o barajar otras posibilidades, tendremos que tener en cuenta varios factores que detallamos a continuación.

¿Dónde se ven más animales?

Esto depende, como ya hemos mencionado anteriormente, del fenómeno conocido como la gran migración. Se trata de uno de los eventos más esperados por los amantes de la naturaleza que desplaza a más de un millón de ñus y cerca de 750.000 cebras del Norte de Tanzania a Kenia, en busca de hierba fresca. Con estos grandes animales, se mueven también sus principales depredadores, arrastrando con ellos a manadas de leones y leopardos, entre otros.

Este movimiento coincide con la época de lluvias, es decir, por febrero y marzo, estos animales empiezan desplazándose hacia el norte y no entrarían en Kenia hasta el mes de septiembre y empiezan a volver al mes siguiente. Como la mayoría de los parques naturales por los que se desplazan se encuentran en Tanzania, excepto en septiembre y octubre, que las posibilidades son similares en ambos países, o incluso mayores en el caso de Kenia durante un par de semanas al año, el resto de meses, la experiencia del avistamiento de estos grandes animales será mejor en Tanzania.

Los animales se desplazan de parque a parque siguiendo el sentido de las agujas del reloj. Comienzan a principios de año en la zona de conservación del Ngorongoro, para dirigirse en marzo al Parque del Serengueti. Continúan su viaje hacia el norte con destino a la Reserva Nacional de Masai Mara, en Kenya. Luego regresan a Tanzania por la parte oriental del Serengeti y completan el círculo en las llanuras de Ndutu, antes de llegar al Ngorongoro. Estas son zonas donde se suelen lleva a cabo los safaris, pero es importante tener en cuenta que si vamos a algún parque con menos visitas (como por ejemplo Selous Mikumi y Ruaha) será menos probable avistar animales ya que la fauna no suele estar tan acostumbrada a la presencia humana.

Alojamiento y comodidades.

Kenia ha sido desde siempre la cuna de los safaris y por eso actualmente cuenta con una amplia variedad de hoteles y alojamientos de todo tipo. Además de que el turismo está más desarrollado por lo que cuenta con la infraestructura necesaria para que los visitantes disfruten del destino. Sin embargo, desde hace unos años, con la mejora de la situación política y social del país, Tanzania ha empezado a explotar los safaris y, hoy en día, aunque no cuente con tantas plazas hoteleras como su vecino, ofrece una experiencia muy similar en términos de comodidades, pero muchísimo más rica en variedad de paisajes y animales.

Debido a su tradición de safari, Tanzania también recibe a menos visitantes que Kenia, y como además los parques son más grandes será menos concurrido que Kenia. Pero en temporada alta (que coincide con los meses del verano europeo: junio, julio y agosto), el número de turistas crece considerablemente. Por eso, si tienes previsto viajar a Tanzania en verano, te recomendamos que planifiques tu viaje con antelación para evitar quedarte sin plaza donde dormir.

Otros atractivos para los viajeros.

¡Y no solo de avistar animales vive el hombre! No hay nada mejor que combinar un safari con unos días en la playa. Aquí, la costa del Índico es similar en ambos países, pero las mejores playas se encuentran en la isla de Zanzíbar. Este paraíso en la tierra nos permitirá combinar el descanso con actividades submarinas como el snorkel, además de una altísima calidad y variedad hotelera.

Los precios en general son más baratos en Tanzania, sobre todo en cuanto al alojamiento, excepto Zanzíbar que, al ser un destino playero mundial, nos obligará a desembolsar algo más de lo habitual en el resto del viaje, pero el marco incomparable que nos ofrece bien merece el esfuerzo.
Por otro lado, en Tanzania también se encuentra la montaña más alta de África. Con sus más de 5000 metros de altitud, las cumbres nevadas del Kilimanjaro nos ofrecen una experiencia inigualable para disfrutar de un viaje de aventuras que guardaremos por muchos años como recuerdo. Animales, safari, senderismo, turismo de aventuras, playas paradisíacas… Tanzania no solo es un destino increíble para el avistamiento de animales, sino que nos permite disfrutar de una experiencia única combinando un safari con su amplia oferta turística para unas vacaciones inolvidables.