Las montañas de Asia Central

Si te gustan los viajes de senderismo y trekking, es probable que ya conozcas, o al menos, hayas oído hablar de las montañas de Asia Central. Estas montañas, forman parte de la cordillera del Pamir, una de las formaciones rocosas más altas del mundo que se une al Himalaya en su parte más oriental. Este imponente paisaje de cumbres nevadas, glaciares y rutas para aventureros que no le temen a nada es uno de los grandes reclamos turísticos de la región y una cita ineludible para los amantes de los deportes de montaña.

Historia y cultura de la región

La historia y la cultura de los habitantes de Asia Central siempre ha estado muy marcada por el clima y sus grandes montañas, que hacen que el lugar sea inhóspito y de difícil acceso. En esa región la agricultura era prácticamente imposible y su gran distancia con respecto al mar la ha aislado mucho durante tiempo de las rutas comerciales, excepto algún ramal de la ruta de la seda que llegada hasta los pies de sus cordilleras. Sus gentes han sido nómadas y se han conseguido establecer pocas ciudades de gran tamaño a lo largo de la historia. Su estilo de vida era perfecto para esa zona y para la guerra, consiguiendo ser uno de los pueblos del mundo con mayor potencial militar, lo que imposibilitó su conquista por otros territorios hasta finales del siglo XVI, cuando las armas de fuego de sus enemigos consiguieron someterlos al reino mongol. Después varias potencias estuvieron alternando el gobierno en sus territorios, hasta la Revolución rusa, donde la mayoría de los territorios de Asia Central entraron a formar parte de la URSS. Fue un tiempo de gran industrialización y construcción de mucha infraestructura que terminó aniquilando a la casi totalidad de las culturas locales. A principios de los 90, después de la caída del muro de Berlín, sus estados de declaran independientes.

Montañas de Asia Central: Ubicación exacta

A veces, la división territorial en países y continentes no consigue abarcar ciertas regiones cuyos territorios comprenden varias fronteras, pero que cuentan con características similares. Este es el caso de Asia Central. Actualmente, nos referimos a Asia Central como la parte noroeste de este continente que se encuentra entre el mar Caspio y la frontera oeste de China, lo que antiguamente se conocía como Turkestán. Lo conforman cinco antiguos territorios soviéticos: Kazajistán, Kirguizistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán. Estos cinco “-stán” se suelen dividir en dos grupos: los llanos y los montañosos. Así, Kazajistán, Uzbekistán y Turkmenistán forman parte del primer grupo con sus grandes llanuras, mientras que Kirguizistán y Tayikistán son dos países conocidos por sus relieves, que se denominan las Montañas de Asia Central.

Montañas de Kirguizistán y Tayikistán

Estos dos pequeños países está rodeados por grandes macizos. De hecho, Kirguizistán se la suele conocer como la “Suiza de Asia Central”, porque la cordillera montañosa de Tian Shan cubre el 80 % de su territorio. En el caso de Tayikistán, el 50 % del país se encuentra por encima de los 3.000 metros de altitud. La cordillera de Tian Shan forma parte del Palmir y se extiende a lo largo de 2.500 kilómetros. Sus picos más altos superan los siete mil metros de altitud, por un lado, está el Jengish Chokusu, con 7.439 y está ubicado en la frontera de China y Kirguistán; y el Khan Tengri tiene 7010 metros de altitud y se encuentra en la frontera entre China, Kazajistán y Kirguistán, al este del lago Issyk Kul.

Esta región es abundante en valles, lagos glaciares y ríos que se van entrelazando para completar un paisaje imponente que muchos viajeros deciden explorar y conocer de primera mano. Además de un relieve extraordinario, esta zona es el hábitat natural de más 400 especies entre las que destacan el leopardo de las nieves, hoy en grave peligro de extinción o el ciervo rojo, entre otras.

Actualmente, es uno de los puntos más desconocidos a nivel turístico, por lo que aún ofrece paisajes casi vírgenes y recorridos tranquilos donde podrás disfrutar de las vistas y conectar con la naturaleza para llevarte unos recuerdos inolvidables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *